En 1907 el Ayuntamiento de Hellín en pleno acuerda nombrar como Patrona de la Ciudad a Nuestra Señora del Rosario, auque ya estaba considerada como tal desde mucho tiempo atrás. El 31 de mayo de 1955 fue coronada canónicamente por el Arzobispo de Valencia D. Marcelino Olaechea, por concesión de Su Santidad Pío XII. También participaron los obispos de Cartagena (Ramón Sanahuja y Marcé), Albacete (D. Arturo Tabera y Araoz) y Segorbe (D. Josep Pont i Gol). Asistieron más de 60.000 personas según la crónica de la revista Fotos. Los gastos fueron sufragados por suscripción popular (tan solo la corona y el manto costaron ya unas seiscientas mil pesetas) y el Ayuntamiento, encabezado por D. Francisco Alonso Santos,  y la Junta pro Coronación que presidía D. Antonio Preciado,  repartieron el dinero sobrante (doscientas mil pesetas) "entre los pobres y parados de la ciudad". 

El artículo recoge un amplio reportaje fotográfico de los actos así como una reseña histórica de la Cofradía y de la imagen de la que se dice que:
"fue destruida y profanada en la pasada guerra de Liberación, por el mes de marzo de 1937. En aquellos días llegó a Hellín la llamada 106 Brigada Mixta. Aquellos hombres envenenados y ansiosos de destrucción exigieron de las autoridades locales las llaves de los templos —todavía intactos— para utilizarlos como cuarteles. Esta fue la excusa para destruir las imágenes y cuanto se encerraba en ellos. También fue destruida la venerada y vetusta imagen de la Señora, quedando por permisión divina la imagen de Niño Jesús que una viejecita conservó con cariño y emoción, y que es la misma que la nueva imagen ostenta entre sus brazos".


Por el Camino del Santo
El castillo de Jumilla, monumento nacional declarado de interés cultural, y uno de los grandes símbolos de la ciudad se ha convertido en uno de los polos de atracción turística del municipio. La fortaleza, hunde sus raíces en la Edad de Bronce, y los primeros trabajos en el cerro están datados hace 3.500 años.

En la revista "La Ilustración española y americana" encontramos un estudio del castillo. Su autor, Manuel González Simancas (1885-1942),  fue arqueólogo y responsable del Catálogo Monumental de España. Estudioso de los bienes muebles e inmuebles del Patrimonio histórico-cultural español. Dirigió numerosas excavaciones por la geografía peninsular centrándose en Toledo, Valencia, Alicante y Murcia.


ENLACE : Web del Castillo de Jumilla
El 3 de octubre de 1995 Radio Hellín Municipal dedicaba el programa "Cuarta Dimensión" a los estigmatizados, centrándose especialemente en en caso de María Luisa Zancajo de la Mata, "la Madre María Luisa", fundadora de la Congregación de las Misioneras de la Caridad y la Providencia en Hellín. Dirigido por Santiago Vázquez el programa contó con la colaboración de José Antonio Iniesta y Pedro Esteban, y las intervenciones telefónicas de varios oyentes.
María Luisa Zancajo de la Mata, nace el 4 de noviembre de 1911, en Sinlabajos, Ávila (España). Desde temprana edad padeció una parálisis infantil que la dejó paralizada de las dos piernas para toda la vida. A los cinco años fue ingresada en un centro de beneficencia donde vivió 20 años. A los 29 años funda la Congregación de Misioneras de la Caridad y la Providencia en Madrid, el 8 de junio de 1941. En 1951, con gran espíritu misionero, se inserta en el Barrio de las Cuevas de Hellín. Murió a los 42 años el 5 de junio de 1954 en Madrid. Sus restos reposan en la capilla de la Casa Madre en Hellín.
DECARGA:  Radio Hellín Municipal. "Cuarta Dimension"  (03/10/1995) [MP3]
El pasado 29 de mayo se cumplieron 75 años de los "sucesos de Yeste", un luctuoso episodio que acabó con un guardia civil y 18 campesinos muertos. La construcción del embalse de la Fuensanta había interrumpido el transporte de la madera por el río Segura y los campesinos se habían visto obligados a realizar talas en unos terrenos que fueron comunales y sobre los que el cacique Edmundo Alfaro Villén reclamaba sus derechos ante la Guardia Civil. Hubo una reyerta entre éstos y algunos vecinos, 16 de ellos fueron detenidos y conducidos a Yeste el 29 de Mayo de 1936, fue durante ese traslado cuando tiene lugar la tragedia. 

Hemos querido seleccionar una pequeña bibliografía sobre el tema:

BLOGS


Las aldeas de Las Minas y Salmerón nos regalan su mejor estampa estas semanas. Las vegas del Segura y el Mundo se irán vistiendo de verde a medida que avanzan los días. Merece la pena una visita a este tesoro para muchos desconocido y contemplar el reflejo del atardecer sobre los arrozales.

Podemos llegar desde directamente por la carretera de Agramón o desviarnos a medio camino y tomar la carretera del Maeso en el Tesorico. Si elegimos la primera opción descenderemos por la antigua explotación de azufre, y podremos distinguir las ruinas de pozos y hornos entre escoriales. Por el Maeso la carretera bordea la vega hasta llegar la cruce: si giramos a la derecha cruzamos el puente sobre el Segura para llegar a la aldea de Salmerón (Moratalla).
Después de arar las tierras, prepararlas para el fangueo y la siembra, los agricultores de  Salmerón  y Las Minas  ven crecer sus arrozales bajo el recatado sol de este mes de junio. Los bancales inundados por el agua del Segura y que estaban sin vegetación hace tan solo unos días, van cubriéndose paulatinamente de fastuoso verde. Será durante los meses de septiembre y octubre cuando las sofisticadas cosechadoras recojan el ansiado fruto, esas espigas de oro  a las que muchos ya denominan como "el mejor arroz del mundo".

En el nº 78 de la revista Muchas gracias (Madrid, 1925), dentro de la sección "Estampas Galantes" (p. 10), encontramos estos versos de Mariano Tomás, poeta, novelista y periodista, nacido en Hellín en 1890. Los versos están dedicados a una agramonera, Dolores, y en ellos se alude a varios topónimos de la zona como Cancarix, el Azaraque, la rambla del Saltador o los ríos Mundo y Segura.

DOLORES

Una minúscula estación,
y allá a lo lejos, una aldea;
una voz ronca que vocea:
"Cinco minutos Agramón."
¡Cómo me duele el corazón!

No hay aquí senda ni vereda,
no hay un remanso de este río,
no hay un lentisco ni arboleda,
desde el Navazo a Minateda,
sin un recuerdo suyo y mío.

¡Oh, río Mundo, río Mundo!
Tú has alcanzado la ventura
de ver copiada su figura
en tu cristal claro y profundo,
dándole celos al Segura.

Para mi amor, un casto nido
fue tu ribera aquel verano.
¡Cómo podré darte al olvido,
si de tus aguas he bebido
dentro del hueco de su mano!

¡Aquéllos diálogos de amor
en los paseos vespertinos,
sobre los áridos caminos
de Cancarix y el Saltador,
del Azaraque y los molinos!

¡Las madrugadas otoñales,
sobre los ásperos bancales
cogiendo flores de azafrán!
Y las mañanas de San Juan,
entre fragancia de rosales,
de hierbabuena y de tomillo,
en que reía como loca
entre la parba y sobre el trillo,
con un clavel preso en la boca
y en la mirada un raro brillo.

¡Aquella fiesta del Patrón!
¡Aquel gemir del acordeón!
¡Aquel bailar a su compás
un arbitrario rigodón
entre unos pasos de torrás!

¿Acaso todo un sueño ha sido?
¿Es que jamás han transcurrido
estos momentos del pasado?
Aquí está el río, el monte, el prado,
y tú, Dolores, ¿dónde has ido?

¡Cómo me duele el corazón!...
Desde la ermita de la aldea
llega la voz del esquilón...
-¿Llora señor?
-¡Oh, no! ¡Qué idea!
Es una brizna de carbón.

Mariano Tomás

DESCARGA: Muchas gracias, núm. 78 (25/07/1925) [PDF]